| Triatlón

Se desmayó al acabar la final

Triatlón

Jonathan Brownlee, el sacrificio de un gran esfuerzo por un puesto en el podio

  • Jonathan Brownlee sufrió una penalización de 15 segundos que acabó con sus opciones de quedar segundo.
  • Con 31 años, el atleta británico confía en prepararse muy bien para viajar a Río de Janeiro 2016.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Jonathan muerde el 'Bronce' junto a su hermano Alistair

Jonathan Brownlee, medallista de bronces en la final de triatlón de los Juegos, ha explicado para The Guardian la experiencia vivida en la final y las sensaciones que tuvo durante y después de la carrera. El británico, que tuvo una penalización de 15 segundos, acabó la carrera en tercer lugar al verse superado por su hermano Alistair (‘Oro’) y el español Javier Gómez Noya (‘Plata’). Entre sus conclusiones, admite que la edad le impidió conseguir un metal mejor, que Noya hizo un gran papel y que está orgulloso de compartir podio con su hermano y poder ver en iza, una vez más, la bandera de Gran Bretaña.

El mayor de los hermanos Brownlee tuvo que hacer frente a una penalización que le impuso la organización por una irregularidad en el paso de la natación al sector de ciclismo. Lo curioso fue que el atleta no fue consciente de su sanción hasta que comenzó el último sector, corriendo, ya que pensó que la sanción era para su hermano. No cayó en cuenta de su error hasta que no vio su dorsal en el marcador y mientras tanto solo pensaba en lo estúpido que fue su hermano por “cometer” el error de sanción.

A partir de entonces, la mente de Jonathan se fue un poco de la carrera ya que solo podía pensar en la estrategia a seguir para compensar los 15 segundos de penalización y poder unirse a su hermano en el podio con un segundo puesto. La diferencia con el español al final de la prueba fue de tan solo 20 segundos, lo que indica que Jonathan hizo un gran esfuerzo final de derroche físico para acabar la carrera lo mejor posible. El británico comenta que sin la sanción el final de la competición habría estado más reñido hasta el último momento pero admite que el ‘castigo’ no alteró el resultado del podio.

El sobresfuerzo de Jonathan para intentar ‘cazar’ a Noya fue tan grande que al acabar la final se mostró aturdido y mareado, e incluso llegó a desmayarse. El mayor de los Brownlee, con 31 años, se desplomó en el suelo para intentar descansar, pero la temperatura corporal era tan elevada que no podía quedarse parado. Cuando los medallistas entraron en la tienda de campaña para prepararse para la entrega de los metales Jonathan sufrió un golpe de calor y se desmayó unos segundos, debido a la elevada temperatura que había dentro de la tienda.

El atleta sufría una temperatura de 40º grados y tuvo que ser envuelto con toallas llenas de hielo para bajar su temperatura y no sufrir algo más grave que el golpe de calor. Acto seguido fue trasladado a los servicios médicos en una silla de ruedas y le realizaron varias pruebas para comprobar su estado de salud y confirmar que no sufría nada grave. Al final, Jonathan pudo acompañar sin problemas a su hermano y a Noya en el podio y mostró una sonrisa al recibir el ‘Bronce’.

Jonathan Brownlee asegura que se tomará un tiempo de descanso y que cuando vuelva a los entrenamientos lo hará de manera muy fuerte para afrontar el próximo Mundial de Estocolmo. A sus 31 años, Jonathan no ve aún el final de su carrera deportiva y ha asegurado que se entrenará al máximo para viajar a Río de Janeiro 2016 e intentar suplir la medalla de bronce lograda en Londres con un ‘Oro’ o una ‘Plata’.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario