| Chispazos

Lo peor, el sonido

Chispazos

Lennon y Queen medalla de oro, las Spice Girls no llegan a diploma

  • Los británicos presentaron una clausura que se convertirá en el recopilatorio más vendido del año, y demostraron que si por músicos fuera ganarían más medallas que nadie.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Para empezar una obviedad: la banda sonora de estos JJOO va a arrasar. Número uno igual de rápido que Bolt. Eso sí, más que ceremonia de clausura fuimos testigos de un concierto, diverso y desequilibrado, claro. Tanto mezclar, que al final uno se marea.  Y todo para seguir dando la medalla de oro a los mismos de siempre. Esto es como ver correr a los jamaicanos y hacer apuestas. Ya sabemos quién gana.

El mundo avanza, las nuevas tecnologías nos invaden pero los mitos siguen ahí por algo. Y no nos engañemos ¿Quién puso la piel de gallina en la ceremonia? Pues fundamentalmente, y si hacemos caso a las redes sociales, Queen y John Lennon. Es decir, dos monstruos musicales que ya no están entre nosotros, que se fueron siendo grandes y a los que no hemos visto envejecer como por ejemplo... George Michael. También habrá que reconocer que su Freedom sigue enganchando y que, aunque el sonido no ayudó lo más mínimo, sigue teniendo potencia en escena.

Pero no es lo mismo que ver una imagen gigante de Lennon, para qué engañarse. De Queen, pocos se puede decir más, aunque sin estar hizo salir a Cameron de su casa, harto de que en los partidos de voleibol cantaran sus canciones a pleno pulmón... Así que sin estar sigue incordiando.

Lo de las modelos tampoco tiene un pase. Solo enseñar a Kate Moss de nuevo. Russell Brand, el ex de Katie Perry llevó a la gala el aire psicodélico, tal vez hubiera sido mejor una cámara para ver sus fiestas, que tiene fama de espectaculares y locas. Su aparición tirando a cursi.

Jesse J entró en coche y animó al personal, de por sí bastante animado ya enseñando medallas. Y sí, eso de cantar con el coche en movimiento tenía su punto. Ya cuando todos cantaban en coche se hizo más repetitivo, la verdad.

En taxi llegaron las Spice Girls, que aunque nadie se lo crea no se separaron de nuevo en el transcurso de la gala. Y volvieron a cantar cada una en su coche... por si acaso. Y volvieron a recordarnos que aunque nadie se lo crea vendieron millones de discos.Lo mejor, ver cómo han cambiado... no se puede decir que envejecido porque hay artistas que no envejecen. Pues eso, que la gente recordó cuando era más joven (el secreto de que la gente quiera volver a escuchar a las Spice, a tenor de los comentarios en twitter y facebook) y llamó a los viejos amigos o ex. Poco más. Nunca cantaron no iban a hacer su marca personal en la clausura.

Gallagher se apuntó a la fiesta ¡por detrás de las Spice! Cantó sin ganas pero la gente empezó a mover los brazos. Sus tiempos de gloria están lejos pero un poco más de energía no habría estado mal. De su hermano ni rastro, la hermandad de los JJOO no hizo efecto.

La gente se se seguía preguntando ¿Dónde estaba Elton John? Y el hombre sin aparecer. Quien sí lo hizo fue Eric Idle de los Monthy Python que puso a silbar al estadio y un número lejos de glorias pasadas. Muse con sus fans elevó el nivel, pero Mercury en una pantalla hizo cantar a todo el estadio. ¿Cómo tener carisma y poner en pie a los británicos siendo una imagen de pantalla? Pues siendo Mercury. Y luego una lección de cómo tocar una guitarra de Bryan May.

Y la gente se preguntaba ¿Y los Rolling? Pues ni rastro. Y el himno Griego o un canto al adiós al euro, nunca se sabe.

Llegó luego el aperitivo de Río, que puso los dientes largos porque ese va a ser otro mundo. Ojo porque el peligro es que muchos no lleguen a sus marcas personales. Eso sí, la diversión parece asegurada. Por de pronto llegó Pelé, que no se pierde una (nunca nadie aprovechó tanto tiempo su fama). Y es que fue llegar Río y aparecer la sonrisa en la cara. 

Desaparecieron con los discursos. Ovación a los voluntarios sin los que ninguna ceremonia sería posible y verdaderos almas del espíritu olímpico. Y se pudo  ver a Kate, sí, la mujer con más clase del momento.

La sorpresa llegó con los Take That, otro fenómeno a lo Spice Girls... bueno, algo mejores la verdad, pero tampoco mucho. Y menos cuando uno de ellos empezó a saltar con movimientos raros, como si le picara algo. De ahí salió Robbie Williams, otro nivel, pero este no apareció por la gala. Peor para Take That, claro, que sin son solo That.

El momento pebetero (de lo mejor en la inaguración) llega (les ha costado acabar). Lo hace suavemente ante la cara decepcionada de los deportistas que quieren más olimipadas. Y llega The Who para cerrar. Poderío y calidad. Y eso que ellos siguen muy vivos. La excepción, ya se sabe. Solo faltó que de repente subieran al escenario los Rolling rompiendo algunas guitarras. Pero esto era la clausura de los JJOO, ¿o un concierto? Nadie lo sabe ya. Queda Río y el aplauso a todos aquellos que solo reciben el foco una vez cada cuatro años, esos deportistas que muchas veces son estrellas un día. La ovación final va para ellos.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario