| Chispazos

En Pekín ganamos 36 diplomas y 18 medallas

Chispazos

España, 17 medallas, y eso que empezamos mal y nos llevamos ¡30 diplomas!

  • Las mujeres empujan a los españoles al éxito.
  • El agua y las patadas se convierten en el hábitat de nuestras medallas, sin olvidar la que nunca falla, la de baloncesto.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La primera semana nos hizo llevarnos las manos a la cabeza. ¡No ganamos nada! Y empezaron las críticas, la falta de fe, la desesperanza. Pero una sirena del mar, de nombre Mireia, nos hizo creer en lo imposible, que una mujer podía ganar dos medallas en la piscina y participar, dejarse la vida en tantas pruebas como Phelps. Y con sus brazadas, con su ímpetu, parece que el resto de los españoles tomaron aire y dijeron ¡podemos! Y empezaron a caer las medallas. Y fueron ellas las que guerreras como ninguna llevaron a España hacia las 17 medallas. Porque luego en un mar encrespado, Maialen descubrió que había un deporte K1, en la que había que tener brazos como rocas para poder salir indemne. Y ganó su bronce.

Y el día 7 vivimos una mañana gloriosa con un oro y dos platas. Las de Ona Carbonell y Andrea Fuentes en la sincronizada, con Marina Alabau y con Javier Gómez Noya, el Superman español

Y eso que una pizca de suerte no nos habría venido mal. Suerte sobretodo en balonmano femenino y masculino, donde por un segundo no llegamos a lo más alto. Las cifras son claras. 8 cuartos puestos, 7 quintos, 7 sextos, 4 séptimos, 4 octavos. En Pekín fueron 36 diplomas y 18 medallas. Estamos ahí, ahí.

Y así, una tras otra, fueron cayendo. Desde Las Chiquitas Team, que fueron capaces de lograr un oro formando un equipo que se conocía solo desde hace tres años. Y Craviotto, nuestro abanderado en la clausura, el policía más sexy del país, logró la plata, emulando al Olímpico por excelencia, David Cal.

Y nos dio tiempo a contemplar a ocho sirenas de bronce que se cortaron el pelo para lograr lo máximo. Quedó demostrado que dando patadas somos los mejores. Tres fueron a competir y tres medallas. La última de un sorprendente Nico García. O luchando abrazo partido después de cuidar a unas ovejas a las seis de la mañana como hace Maider Unda. O guerreando bajo el agua en waterpolo con unas chicas de diez.

Y si las chicas impulsaron todo, la machada estuvieron a punto de hacerla los chicos de baloncesto, los de siempre, que casi lograron la proeza de ganar a los americanos A todos, a los que ganaron y a los que no, solo podemos decirles gracias. Gracias por hacernos disfrutar y sentir, gracias por hacernos sentir orgullosos.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario