Viernes 02/12/2016.

| Economikon

Economikon

Más gasto, más impuestos

  • Foto 1 de El Gobierno aprueba mañana el techo de gasto y avanza las medidas fiscales para 2017

Vivimos tiempos en las que no existen políticas públicas que no supongan más gasto. Todas las propuestas, medidas, iniciativas y promesas de los partidos políticos, necesarias para el bienestar general nos dicen, faltaría más, pasan por gastar. Siempre más.

Devolver la autoridad al profesor en las aulas no cuesta dinero y mejoraría la calidad de la enseñanza. Pero los ratios que miden el esfuerzo de un país en educación resultan siempre de comparar el porcentaje de gasto en relación al PIB. Que las leyes sean respetadas por todos y no se consientan ámbitos (geográficos o sociales) de impunidad tampoco exige más gasto, sino mayor determinación en su aplicación. Se pueden gestionar intereses colectivos sin aumentar el gasto, por supuesto. Aunque los políticos se sientan maniatados cuando no tienen presupuesto a mano con el que demostrarnos su desinteresada vocación de servicio.

'Austericidio' es la palabra que inventaron los agitadores del populismo para criminalizar las políticas de moderación en el gasto que los países europeos comenzaron a aplicar para atajar la crisis. Un reciente informe del profesor Santiago Álvarez García ha demostrado que, al menos en España, “el gasto no financiero del conjunto de Administraciones Públicas sigue siendo mayor que el que se producía en el año anterior a la crisis, 2007, por lo que no se puede sostener que se ha producido un desmantelamiento del sector público”: 420.628 millones de gasto público en 2007 frente a 470.702 millones en 2015.

España tiene hoy un gobierno débil, los compromisos de reducción del déficit con Europa son exigentes y la oposición más responsable no parece dispuesta a inmolarse en acuerdos que obliguen a los españoles a apretarse el cinturón. Ni PSOE ni Ciudadanos quieren ser portadores de malas noticias, que ahuyentan los votos. Prefieren exhibir buenas intenciones. Proponiendo una subida de las pensiones (1.500 millones de euros) sin decir de dónde van a sacarlos, un incremento del salario mínimo interprofesional del 8 por ciento, una suavización de los objetivos de déficit para las comunidades autónomas y de la regla de gasto para los ayuntamientos…

No gastes lo que no tengas, recomendaban nuestros abuelos. Si quieres gastar más, debes ingresar más. España, que volverá a cerrar otro ejercicio con déficit (habiendo gastado 5.000 millones más de los que tiene), solo disfruta de tres opciones: endeudarse más (ya estamos por encima del 100 por ciento del PIB), crecer por encima de lo previsto… o recaudar más. De ahí la subida de los impuestos especiales que gravan las bebidas alcohólicas, los refrescos y el tabaco, el endurecimiento del impuesto de Sociedades y el aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social de los sueldos más altos.

Vienen más impuestos. Consecuencia directa de querer seguir gastando más.

Nuevo capítulo de un debate que viene de lejos. Para Hayek la recuperación económica requiere la liquidación de las inversiones excesivas y un aumento del ahorro de los consumidores; para Keynes consiste en reducir la propensión al ahorro y aumentar el consumo a fin de mantener la viabilidad de las empresas. Hayek defiende la austeridad; Keynes, más gasto.

¿Dudas, amigo lector, quién se va a imponer en nuestro Parlamento?


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
Etiquetas:

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31