Lunes 05/06/2017.

| Economikon

ARGUMENTOS

Economikon

El polémico 6,24%: Argumentos a favor y en contra del Cupo vasco

Ciudadanos ha pedido que se derogue. PSOE y PP quieren mantenerlo, y han negociado con él para conseguir el voto de los vascos. El PNV lo loa. El Cupo vasco, acuerdo especial entre el País Vasco y el Estado español en materia de impuestos, único en Europa, está en el candelero político después de que Mariano Rajoy haya conseguido el voto favorable de los nacionalistas vascos gracias a una suculenta reducción de la cuota a pagar. Pero, ¿qué es el Cupo vasco, y qué argumentos hay a favor y en contra?

Se trata de un sistema tributario especial al que se acogen las tres provincias vascas (Álava, Vizcaya y Guipúzcoa) y Navarra, por el cual éstas tienen competencias de recaudación y gestión de impuestos (en total, 23 partidas). Después de recaudarlo, tienen que pagar al Estado una cantidad anual por los servicios generales que reciben, como diplomacia exterior, infraestructuras o defensa.

La regulación de la relación tributaria se fija en el Estatuto de Autonomía: “La aportación del País Vasco al Estado consistirá en un cupo global, integrado por los correspondientes a cada uno de sus territorios históricos, como contribución a todas la cargas del Estado que no asuma la Comunidad Autónoma del País Vasco”.

El Cupo se regula en concreto en una ley que se renueva cada cinco años. Ante la falta de acuerdo, se ha prorrogado la Ley Quinquenal del Cupo 2007-2011, que es la vigente. El punto de conflicto es el llamado índice de imputación: se mantiene en el 6,24% desde 1982 (1,6% en el caso de Navarra). Hasta ahora, siempre que el PNV ha ejercido de partido bisagra y era necesario para formar los distintos gobiernos, se ha conseguido mantener invariable.


En contra del Cupo

  • Es un privilegio que rompe la igualdad de todos los españoles exigida en la Constitución, como denuncian gobiernos de todos los colores, desde Cataluña hasta Andalucía, pasando por la Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha.
  • Sirve para hacer “dumping” fiscal: País Vasco es una comunidad rica y, gracias a que imponen sus propios impuestos, han podido tener una presión fiscal menor a sus ciudadanos y empresas. Existen menores tipos reales en la liquidación del Impuesto de Sociedades, y más ayudas del Gobierno vasco a las empresas. Esto es competencia fiscal desleal, puesto que reciben los mismos servicios.
  • Hasta Bruselas lo afea. La Comisión Europea cuestiona que una región de España pueda aplicar impuestos a su antojo, ya sean de sociedades o de renta.  No hay en Europa otro territorio con tanta independencia fiscal, y esas singularidades van en dirección contraria al espíritu unificador europeo.
  • La cifra que se emplea está desactualizada. El índice de imputación, la cantidad de los gastos comunes que debe pagar el País Vasco, se fijó por decisión política en 1982 en el 6,24%, como representación del peso de la renta y la población vasca en el Estado. Y ahí se ha mantenido. Pero, ¿cómo puede ser que se considere, tres décadas y media después, que el peso de la economía vasca en la de toda España es invariable?  

A favor

  • Es un hecho consolidado en España, que ha estado funcionando casi durante siglo y medio. Hasta la Tercera Guerra Carlista, las tres provincias vascas gestionaban sus impuestos. Es un sistema cuyo origen se remonta a 1878, dos años después del final de la Tercera Guerra Carlista, que enfrentó a carlistas vascos y republicanos. En aquél año se aprobó el sistema de cupos, tras derogarse los fueros que, desde 1836, permitían a los vascos total independencia fiscal. Este sistema es, por tanto, parte de la estructura histórica y del equilibrio de la realidad española.  
  • No hay una alternativa razonable. Según el grupo de defensa del sistema del Cupo vasco, Comunidad Concierto, la principal prueba está en que la opción del resto de Comunidades Autónomas, la Ley de Financiación, funciona mal y deja a todo el mundo insatisfecho.
  • Para cambiarlo habría que reformar la Constitución, que lo protege en una disposición adicional que “ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales”. Está recogido, además, en el Estatuto de Autonomía de 1979 y en una ley de 2010 que “blinda” las normas tributarias vascas.
  • Es constitucional, y por tanto no es una violación de ningún derecho de igualdad. El Concierto Económico vasco nunca ha llegado al Tribunal Constitucional, y no por falta de enemigos. Ha estado auditado por la justicia, con 452 sentencias de tribunales españoles. Ha habido 16 leyes quinquenales distintas, con distintos gobiernos. Es decir: el Cupo Vasco está consolidado legalmente.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30