Jueves 04/04/2019.

| Economikon

Economikon

Deciden qué lees o dónde inviertes: Bienvenido a la sociedad del algoritmo

“Los ‘cuantitativos’ dirigen ahora Wall Street”, titula este lunes el prestigioso diario económico neoyorquino The Wall Street Journal. Se trata de una serie de 17 reportajes sobre cómo la inversión basada en datos matemáticos y algoritmos informáticos ha superado en porcentaje a la inversión tradicional. En la actualidad, el 27% de las compras y ventas de acciones se realizan por parte de los fondos de capital riesgo ‘cuantitativos’. Y la tendencia es al crecimiento: la cifra era la mitad hace tan solo cuatro años. Los gestores tradicionales, mientras, suponen ya solo el 17%.

Para los ‘cuantitativos’, o Quants, la clave de las apuestas en bolsa son las matemáticas guiadas por programas informáticos. Son, en ese sentido, un exponente más de una sociedad indefectiblemente dominada ya por los algoritmos.


Los algoritmos de Google deciden qué se lee

Un algoritmo informático es una serie de instrucciones que convierten unos datos de entrada (por ejemplo, tu edad, estrato social e intereses) en otros de salida (una sugerencia de un artículo para leer o de un coche para comprar). Son, de algún modo, como una receta de cocina: El ‘imput’ o entrada serían los ingredientes, el algoritmo los pasos a seguir en la receta, y el ‘ouput’ el alimento ya cocinado.

Una de las primeras compañías que comprendió la importancia que estos algoritmos iban a tener en el siglo XXI fue Google. Antes de su surgimiento, el contenido de internet era catalogado por buscadores como Altavista como si fueran archivos de una biblioteca, esto es, por secciones: motor, educación, compras… Google decidió que era mejor preguntar al usuario en una caja sencilla (imput) y crear un algoritmo que, con ese escueto dato, acertara con el “output”, la salida deseada. Lo hicieron tan bien, y confiaban tanto en su algoritmo, que incluyeron un botón, el “me siento afortunado”, que llevaba al usuario directamente a la búsqueda sugerida. En poco tiempo se convirtió en el monopolio de las búsquedas de internet.

Desde entonces, el sistema ha evolucionado drásticamente. Tiene decenas de algoritmos que deciden lo que se va a leer, y lo que no.

Cada uno de ellos tiene un nombre de animal. El algoritmo Panda se dedica a escanear el contenido de las noticias o post de internet, y decidir si son de buena o mala calidad. Si no le gustan, los penaliza y los esconde en su servicio de búsqueda. Si es del agrado de Google, éste lo pone entre las primeras sugerencias. El algoritmo Paloma, por su parte, limita los resultados por lugar de origen geográfico. El algoritmo Pingüino es el policía de la red, y multa a las páginas que llevan a cabo prácticas que Google considera ilegítimas, como comprar y vender enlaces mutuos.

Tus amigos te los sugiere Facebook

La victoria de Donald Trump expuso otro de los algoritmos más influyentes, el de Facebook. Los analistas concluyeron que la victoria del polémico magnate neoyorquino, mentiroso compulsivo, tenía que ver en parte con la sobre-exposición por parte de Facebook de muchas de las noticias falsas que le favorecían: desde que el Papa le apoyaba a que Hillary Clinton tenía una red de explotación infantil en el sótano de un McDonalds.

El algoritmo de Facebook fomenta la propagación de estas ‘fake news’ porque es esencialmente limitativo. No favorece que conozcas cosas que antes no te gustaban, te ofrece lo que sabe que, en un momento dado, te interesa. Caracteriza tan bien a los usuarios, que los mantiene encerrados en una “cámara de resonancia” de gente que piensa como ellos y se le parece. Esto hace cualquier intromisión de contra-propaganda, en forma de verdad, en un grupo de radicales sea casi imposible. Si se ha dado like a una noticia (falsa) de que Obama no es estadounidense, probablemente interese cualquier otra barrabasada similar.


Tus ahorros pueden estar en manos de un algoritmo

El ahorro es otro de los sectores donde los algoritmos informáticos están cada vez más presentes.

Cuando un trabajador pone dinero en su plan de pensiones del banco, por ejemplo, éste entrega el dinero a un gestor de tales fondos. Si es de riesgo, puede ser fácilmente uno de los fondos “cuantitativos” o estar siendo operado en bolsa por una super máquina de compra y venta de alta frecuencia (High Speed Trading, en sus siglas en inglés).

El propio The Wall Street Journal hablaba en 1988 de una pequeña firma de inversión de Chicago que tenía un sistema informático secreto. En 1998, el regulador de los mercados de Estados Unidos (la SEC) dio el visto bueno a las primeras inversiones realizadas por ordenadores...

Pero todo se mantuvo fuera del radar hasta 2009-2010. Entonces empezaron a aparecer artículos y libros sobre la inversión cuantitativa y la inversión de alta frecuencia, ambas dominadas por los algoritmos informáticos. Ahora, más de la mitad de las acciones que se compran y se venden cada día en la bolsa son de HST, y el 27% provienen de firmas de Quants.

En el futuro: comidas y mucho más

El Big Data, la recopilación de grandes datos de los usuarios, está entrando también en la política. Los algoritmos informáticos usan como ‘imput’ datos como los ingresos, la raza, el barrio en el que se vive, y ofrecen en función de ellos mensajes hechos a medida de los usuarios.  Todo mucho más barato y eficaz que un anuncio genérico de televisión.

Así, por ejemplo, si eres un trabajador de Ohio que acaba de perder su trabajo en la fábrica por culpa de la globalización, será más eficaz para ti un mensaje de Donald Trump contra la globalización, mientras que si vives en Texas y te sientes amenazado por la llegada de Mexicanos, serán más atractivos los mensajes xenófobos del ahora presidente.

Un micro-targeting que “ha revolucionado la forma en que los políticos americanos ganan elecciones y, en el proceso, ha roto la política”, según los analistas políticos Chuck Todd y Carrie Dann.

Los algoritmos son ubicuos. IBM tiene una página web donde un algoritmo, llamado Chef Watson, ‘calcula’ recetas originales en base a los ingredientes que el usuario introduzca. Netflix te recomienda las películas que te pueden gustar en función de las que ya has visto. La lista es interminable, como las dudas que generan. La más importante: ¿Quién controlará unos algoritmos que casi nadie va a comprender?


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Mayo 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31