Lunes 05/06/2017.

| Economikon

Economikon

Dinero gratis sin trabajar: ¿Puede salir bien el experimento de Finlandia con la renta básica?

  • Suiza lo planteó en referéndum pero sus ciudadanos lo rechazaron 
  • En Alemania el debate ha llegado al Parlamento 

Como en una pequeña isla de Utopía cubierta por una cúpula, Finlandia empezará este año a pagar una renta básica de 560 euros al mes a 2.000 ciudadanos durante dos años, trabajen o no. Desde el otro lado del cristal Europa mira expectante a los nórdicos, ya sea esperando a que fracase o rezando por que sea la panacea a los problemas económicos del continente.

La Seguridad Social finlandesa (Kela) ha explicado que este ‘experimento social’ pretende analizar cómo podría rediseñarse el sistema de seguridad social para afrontar los cambios del mercado laboral. Estos cambios se refieren a la nueva revolución de la tecnología, que se prevé deje sin trabajo a una parte considerable de la población. Además, intenta atajar el problema de natalidad que vive el país ya que al recibir unos ingresos mínimos sería más sencillo mantener a los hijos y se incentivarían los nacimientos.


Suiza planteó un referéndum y perdió

No es la primera vez que el debate de la renta mínima salta a la palestra en los estados más prósperos de la Unión Europea. En junio de este año Suiza intentó instaurar este sistema entre su población que, sin embargo, lo rechazó de pleno. Un 78% de los suizos que votó en el referéndum lo hizo en contra de la medida, frente a un 23% que se mostró a favor y una altísima abstención del 54%.

Los suizos planteaban una paga mayor a la que va a poner en marcha Finlandia: 2.260 euros libres de impuestos al mes para todos sus ciudadanos. Los propulsores de la medida argumentaban que un 47% de los empleos del futuro son susceptibles de perderse por la mecanización y que los estudios aseguran que pese a recibir una renta mínima la mayoría de los ciudadanos preferiría seguir trabajando.

Sus detractores, sin embargo, aseguran que se trata de una “utopía” increíblemente costosa para el Estado y el gasto público que supondría unos efectos impredecibles en el crecimiento económico de los países. El diario The Economist asegura en un artículo que las consecuencias migratorias- los países con renta mínima recibirían millones de inmigrantes en busca de estas ayudas- serían inabarcables para cualquier Gobierno.


Alemania reabre el debate

En el resto de países europeos la posibilidad de una renta mínima sobrevuela de vez en cuando el debate político pero sin llegar a cristalizar. Es el caso de Alemania o España. Varias iniciativas germanas han llegado a su parlamento aunque ninguna ha pasado de ser una mera aproximación filosófica.

El medio alemán Deutsche Welle explica que en 2006 se planteó una propuesta basada en los modelos económicos de la Universidad de Ulm que proponía dar 800 euros mensuales a todos los alemanes. “Sin embargo, la propuesta desapareció”, explica el artículo, “el temor a que la gente se retire de la vida laboral y pública es demasiado grande”. Ahora el debate se ha reavivado.

Dinero para todos. Del Estado. Sin condiciones. Así de fácil. ¿Cómo puede salir bien?”, se pregunta el economista sueco Thomas Straubhaar en un artículo publicado en el Süddeutsche Zeitung. “Sin embargo, la renta básica puede llegar a ser una realidad”, se lamenta, para después asegurar que hay una corriente de neo-nacionalismo en auge y que asistimos al final del concepto de globalización. Pone de ejemplo el Brexit y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca para asegurar que este tipo de propuestas son el efecto de una crisis económica mal gestionada.


Podemos propuso algo similar

En los países del sur esta medida no se ha llegado a debatir realmente. Algunos partidos como Podemos lo han propuesto en España, igual que Tsipras lo hizo en Grecia, pero con matices.

Podemos propuso en 2015 una "renta garantizada" de 600 euros mensuales para quienes no tienen ingresos y, además, otra "renta complementaria" para "quien trabaja pero es pobre" y su sueldo no llegue a los 900 euros.

Esta renta, sin embargo, no es igual a lo que experimentará Finlandia. La renta básica incondicional se confunde con la mínima de reinserción. La versión finlandesa se define como una “renta pagada por el Estado que se convierte en un derecho de la ciudadanía” y que cada miembro de pleno derecho del país puede percibir.

En el caso de la propuesta de podemos sí hay condiciones económicas, por lo que sería considerado un subsidio y no un derecho básico.

La de Finlandia es la primera “prueba” práctica de este sistema teorizado extensamente pero nunca aplicado. Durante dos años el país seguirá la situación económica de los 2.000 participantes y Europa tomará nota, sea cual sea el resultado. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31